Visitas:
Parroquia I.C.M.Inmaculado Corazón de María
En Misión permanente
Unidos por el Espíritu
Haciendo Iglesia

Bienvenidos a nuestra parroquia

Queremos dar a conocer a JESÚS RESUCITADO a todos los hombres de buena voluntad

ENCUESTA

Domingo de Pentecostés

«Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo»

Hoy nos encontramos ante la solemnidad de la fiesta de Pentecostés. Tú y yo nos vamos a preparar para recibir su Espíritu, como lo hizo María y los discípulos suyos en el Cenáculo. Nos preparamos en silencio con nuestro deseo, con nuestra oración, con nuestro canto, y repetimos fuertemente la palabra: «¡Ven,Espíritu de Jesús sobre mí!»
En medio de nuestros miedos, de nuestras soledades, de nuestras desconfianzas, de nuestras incertidumbres, de nuestro mar revuelto interiormente, necesitamos oír “la paz”, y necesitamos que Jesús nos diga: “La paz contigo”. Porque Él viene a quitarme este miedo de tanta soledad, de tanto vacío como yo tengo, y quiere caminar conmigo y quitarme todas las inquietudes. Y nos dice el texto que cuando Él consideró que estaban ya tranquilos, les da la hora y el momento más maravilloso —y ahí estoy yo también y estás tú—, y exhala su aliento, sopla sobre ellos y les dice: “Recibid el Espíritu Santo”. Tú y yo no podemos menos de contemplar este momento: nos da su aliento, nos da su Espíritu, nos da la esencia de su vida, su respiración, su impulso, la fuerza, nos da lo que es suyo y muy suyo, y nos lo infunde, nos lo insufla en nuestro interior. Y ahí, con ese aliento, al darnos su propia intimidad, su propia vida, me dice: “Recibe lo más íntimo de mí, recibe mi fuerza, recibe mi amor, recibe mi vida toda, recibe el Espíritu Santo que soy Yo”.